Nuevos drenes pluviales evitaron inundaciones este año